Home > Sin categoría > Experiencias I
Aquí os dejo una carta que nos manda Quino, un voluntario que vino desde Valencia del 22 al 31 de Julio. Su paso no ha dejado a nadie impasible y su buen hacer esos días hace que le recordemos todos con gran cariño.
Nos vemos pronto.
« Una vez más he comprobado en Sierra Elvira que en la medida que te entregas, recibes. Pienso que aún he recibido más de lo que he entregado. Me gustaría destacar la apertura de toda la gente, tanto responsables como inquilinos. Me he sentido como en una gran familia. El día a día es un no parar. Siempre hay cosas por hacer. Todo está en continúa construcción. De ahí uno de los valores de la fundación: la felicidad en el camino. Siempre hay trabajo, ya sea en el huerto, en la obra, limpiando, cocinando o de canguro. Las personas van y vienen. Hay un montón de personas que echan una mano. Todos son bien recibidos. Esto permite que surjan nuevos pequeños proyectos, permite la apertura al mundo y no quedarse como muchos otros en un centro institucional.
El compromiso es el pilar fundamental donde se sostiene la Fundación. Este compromiso viene tanto de los voluntarios y colaboradores como de los inquilinos. Sin él no funcionaría.
Me han demostrado que la autogestión es posible. No necesitan de los límites impuestos por la administración, ni de los principios de los nuevos empresarios sociales que solo buscan el beneficio económico. Sus valores son mucho más humanos. ¿Como van a dejar a un menor en la calle por el hecho de que cumpla 18 años?. Tendrá que estar preparado.. no? Esto me lo comentaba un responsable.
He aprendido lo sagrado de las comidas, no sólo al comerlas sino el prepararlas. Agradecer a cada comida los alimentos que tomas, el pensar cada vez que comes en la gente que no tiene para comer. El tener que ingeniárselas para no tirar comida. Siempre hay un plato de comida para el que viene, aunque no avise. He aprendido que se puede vivir feliz con poco.
Sierra Elvira, con todos sus problemas de convivencia es un lugar genial para que crezcan los niños. Trasmiten la alegría de vivir con tanta gente a tu alrededor. Todos hacen de educadores a la vez, como en una tribu. Se transmite la idea de progresar en la vida, de mejorar, se trasmite la importancia de la responsabilidad personal, se ayuda a los más necesitados.
Claro que los proyectos los llevan a cabo personas, y éstas son las que más me han llegado. Primero Juan, al que no llegué a conocer, pero que me sorprendió las facilidades que me puso para ir.
A la cabeza Ignacio, que decir de una persona que siempre está pronunciando la palabra “maravilloso”. De él he aprendido a que se puede ser un líder desde la bondad y el amor. Isabel y Cristina eran las guardianas de la morada. Dos mujeres entregadas a una causa. Lo daban todo por el bien común. Me hicieron sentir como uno más, y tuve que pasar algunas pruebas pero no se lo tengo en cuenta. Sus dos hijas, Miriam y Ana me trasmitieron alegría. Están en buenas manos.
Deivid me enseñó la importancia del buen humor en el trabajo. Menudo artesano. Su entrega es máxima también. Simón me enseñó que se puede cambiar de vida radicalmente y ser feliz. Su cara de haber sufrido tanto esconde un gran corazón. Sidi es la amabilidad personificada, siempre pendiente de todos. Siempre con su querido Sahara. Ojalá tuviera un buen futuro tu país. Nassoro me enseñó lo que es capaz de hacer el ser humano por intentar mejorar. Jesús tuvo mucho interés en el taller de empleo. Fue muy agradable conversar con él todos los días, es una gran persona. Y todos los demás. Hamza está en el mejor sitio para hacerse un hombre y un buen cocinero. Mustapha para progresar. Juanita se entrega a la causa, Patricia aún es joven pero lo conseguirá si se esfuerza. Sus hijos serán felices. Y a los chicos de Marruecos que se fueron al poco de estar yo allí: esforzaos que vale la pena.
Espero que volvamos a coincidir en el camino… « 
Quino.

3 Comments, RSS

  • greengirl

    says on:
    5 août, 2009 at 8:02

    ¡está claro que Sierra Elvira a nadie deja indiferente!se me han puesto los dientes largos…a ver si puedo escaparme para allá a finales de septiembre.Un abrazo para tod@s!

  • KELA

    says on:
    6 août, 2009 at 15:54

    Hola!! Me puse en contacto con vosotros a traves de la web de hacesfalta dónde tuve el placer de conoceros y saber de vuestro proyecto. Empezé a buscar por internet un poco más de vosotros y encontré este fantástico blog dónde me he podido enterar de más cosillas… Me gustaria colaborar con vosotros en todo lo que se pueda y en setiembre tengo unas semanas de vacaciones y me encantaria venir a conoceros y presentaros una idea que se me ha ocurrido a ver que os parece. Yo soy educadora social de formación y profesión y junto a una amiga que és artista, y esta empezando a involucrarse en temas sociales, hemos pensado un par de ideas que creemos pueden sernos útiles para establecer un puente de colaboración. Me encantaria que nos pusieramos en contacto para charlar de todo esto. Mi correo electrónico és: u1052630@correu.udg.edu espero noticias vuestras! Un saludo fuerte des de Barcelona!

  • Anónimo

    says on:
    10 août, 2009 at 15:33

    Gracias…por recibirme con un abrazo de cariño, por compartir cada minuto, por el esfuerzo diario, por tantas y tantas cosas que de puertas a fuera nos empeñamos en obviar los humanos cada día que pasa y que vosotros, con un pedacito de esfuerzo, amor y humildad lograis que crezca ese sueño.. una familia… con eso me quedo, con la familia que hay en un lugar de Sierra Elvira…
    Gracias por todo y prometo volver!!

    Un fuerte Abrazo
    Javier "Javo" – Valladolid